Razones para humanizar tu marca y atraer a clientes

Razones para humanizar empresa

Con la aparición de nuevas formas y canales de comunicación cómo son las redes sociales las formas de dirigirnos a nuestro público ha cambiado considerablemente. Estos canales se caracterizan por su cercanía, transparencia y carácter directo. Por ello, debemos sacar el lado más humano y accesible de nuestra marca y entre otras cosas, prestar especial atención a la forma en la que nos comunicarnos con nuestros clientes.

Imprimir a nuestra marca un carácter más humano y sencillo puede ser una forma de llegar a nuestro público o potencial.  Definir una propia voz y una imagen de marca cercana hará que nuestro cliente sienta una cercanía con nosotros y sienta nuestra presencia no como una intrusión, si no como una relación bidireccional.

Busca de feedback. No tengas miedo.

Tradicionalmente, algunas de la marcas han venido desarrollando estrategias de comunicación unidireccionales las cuales han quedado relegadas a ese cajón de técnicas en desuso. Actualmente, el flujo comunicación está caracterizado por su bidireccionalidad con el fin de obtener feedback por parte de nuestro cliente y aprender a crecer junto a ellos y con su experiencia de usuario como base. Humanizar tu marca supone, además, que tus clientes te identificarán con una persona real, un equipo de trabajo accesible, y no con una entidad fría y desconocida. Generará cercanía así reportará notoriedad, imagen, relevancia y por consiguiente, más ventas.

Intentar alejarse de la exclusiva relación comercial con el cliente favorecerá que este esté predispuesto a interactuar con nosotros y por consiguiente consumir nuestro productor. La necesidad que crean las empresas en sus consumidores son trabajos desarrollados de forma silenciosa y en segundo plano donde, como hemos visto en otros post, conceptos como atención al cliente, prestación de un buen servicio (pre y postventa), fidelización, etc.. son algunos de los motivos por los que el cliente volverá a nuestros brazos.

A continuación verás algunos consejos para que el cliente no te vea como una empresa que quiere, únicamente, venderte algo. Atentos:

1.- Hablar claro. Haz que te entiendan.

Pequeños trucos como utilizar un leguaje cercano y accesible utilizando palabras sencillas y matizando aquello que pueda resultar un tanto complicado puede resultar muy útil a la hora de comunicar a tus clientes. Tratar a las personas de usted, en ocasiones, resulta una distancia innecesaria más que una muestra de respeto. Según explica David Cantone la empresa debe centrarse en satisfacer las necesidades de los consumidores no en vender a toda costa su producto utilizando, en muchos casos, cumplidos halagos o vocabulario innecesarios e irritantes. Debe primar la naturalidad y hacer constar la claridad de nuestras intenciones.

2.- Saca pecho de tu equipo humano

El equipo humano es el principal músculo de la empresa. ¡Lúcelo! Ellos mejor que nadie saben y conocen el día a día de la empresa y son los responsables, en mayor o menor medida de los éxitos o fracaso de la empresa. Un buen recurso es optar por un vídeo corporativo en el que muestres cómo es tu empresa por dentro y cómo son sus empleados. Por lo tanto, hacer accesible al cliente este gran componente hará que sienta una empatía hacia la empresa y haga sentirse más cómodo en su gestión.

3.- Di ¡No! a las media tintas

A la hora de gestionar con tu cliente la claridad y la sinceridad son dos de los factores que más valoran estos. La comunicación debe ser totalmente transparente y claro está, VERDADERA, de lo contrario, el cliente generará una sensación de desconfianza y eso dañará tu imagen. Recuerda que un cliente insatisfecho supone que 10 nunca te conocerán. Cuida tu imagen a toda costa, es tu principal bien.

4.- Personas frente a personas

El trato individual y personalizado genera confianza. Tener una buena base de datos en la que puedas dirigirte a tu cliente de forma personal y llamándole por su nombre  te reportará una gran imagen comercial. Dependiendo de la vía de comunicación, el estilo podrá ser de una u otra forma. Por ejemplo, en comunicación vía SMS (mira la infografía) podrás dirigirte personalmente pero de forma sintetizada dado que este canal sólo soporta 160 caracteres. Por otro lado, vía telefónica activa, es decir, las llamadas que realizarás tú al cliente has de llevar cuidado con la introducción y la forma en la que te dirigirás ya que puede ser un canal un tanto intrusivo.

5.- Presencia selectiva en redes sociales

Sabemos que las redes sociales son las nuevas plataformas de comunicación masiva. Por ello, queramos o no, debemos estar presentes, pero ¡cuidado! aumentando la notoriedad. La gestión de las redes sociales supone un gran esfuerzo e inversión de tiempo, del que muchas veces no se cuenta. Estar un una red social, la cual no actualizas ni eres activo es una mala imagen de la empresa. El símil sería como un tienda con los escaparates desordenados, con productos desfasado y de hace dos años, por ejemplo. Por ello, si crees que no podrás atender a todas las redes sociales, céntrate aquellas en las que tu empresa tenga mejor cabida y sean más accesibles para ti. De esta forma podrás enseñar las tripas de tu empres, su componente humano, dirigirte a tus seguidores, o fans y hacerles llegar información útil. Ellos te lo agradecerás y tú lo notarás.

En definitiva, humanizar nuestra empresa imprimiéndole nuestra marca personal supone un fortalecimiento de marca, aumentando la notoriedad y reforzando la imagen que queremos que los demás tengan de nosotros. ¿Estás preparado para dar los primeros pasos? ¡Adelante!

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.